Pez Leon

Pterois antennata.

Hoy vamos a hablar de un pez cuya apariencia destaca principalmente por su vistosidad y peligrosidad. Se trata del pez león. Es un pez que suele habitar en aguas más cálidas y es venenoso. Ha provocado un sinfín de muertes a animales y numerosos daños al ser humano.

Características

Es muy posible que este pez haya sido incorporado accidentalmente en las aguas del mar Mediterráneo y, como especie invasora, se haya convertido en toda una plaga y una gran afección para otras especies marinas y para el turismo costero.

Y es que, aunque este pez no supera los 20 cm de largo y su peso es rara vez más de un kilogramo, es sumamente vistoso y peligroso. Dispone de unas aletas pectorales muy largas y tiene un colorido muy variado entre los que resalta el rojo, anaranjado y sus inconfundibles rayas negras.

Toda la apariencia de este pez es señal de peligro para otras especies habitantes de aguas más cálidas. Sus aletas dorsales tienen rayos que carecen de membrana entre ellas, aunque los rayos pectorales sí tienen. Tiene unas largas antenas por encima del ojo que simulan cuernos y hace que este pez tenga una apariencia aún más peligrosa.

Su principal arma de defensa reside en sus 18 aletas dorsales, ya que son punzantes. A través de las puntas de las aletas, expulsa un veneno que, para las especies de un tamaño menor, es mortal. Cuando la picadura de este pez afecta a organismos de un tamaño superior como es el ser humano es capaz de provocar fuertes dolores en la zona afectada, problemas en la respiración y náuseas.

Alimentación

El pez león es principalmente carnívoro. Caza gran cantidad de camarones, crustáceos y otros peces. Gracias a su poco peso y sus aletas dorsales envenenadas consigue tener una gran habilidad para cazar a sus presas. Por su apariencia y sus colores puede camuflarse cerca de rocas con gran precisión y en el momento de cazar, dispone de una gran velocidad de asalto.

Hábitat

Originalmente el pez león habita en las zonas con aguas más cálidas de las zonas rocosas y arrecifes del coral del Índico y el Pacífico. Tras algún extravío con alguna especie, alguna navegación en la que el pez se quedara anclado, red de pesca u otras fuentes posibles de desplazamiento, este pez se encuentra en grandes cardúmenes surcando por las aguas del océano Atlántico, el Mar Caribe y el Mediterráneo.

Muchas especies de peces, crustáceos y moluscos viajan pegados al casco de los barcos y consiguen desplazarse de su hábitat natural. Si el lugar donde llegan tiene unas condiciones que propician su reproducción y buen estado, esta especie comenzará a propagarse como si fuera una plaga y puede afectar a las especies autóctonas, desplazándolas de su ecosistema.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *